• Equipo de País

Estamos en el Tiempo de la Creación

Actualizado: 2 jun 2021


¿No nos da vergüenza a la especie humana? Parece mentira que tengamos que acotar un momento del año para acordarnos de los vínculos con la madre tierra, como si el resto del tiempo no dependiéramos del aire, del agua, de las materias primas, de los bosques y de los seres vivos, de la atmósfera; en definitiva de la creación de Dios.


Pero así es, el resto del año andamos distraídos con las cosas que realmente nos importan, aunque carezcan de importancia alguna (al menos en comparación con lo que nos concierne). Pasamos gran parte de nuestro tiempo realmente aislados pero virtualmente conectados con las redes sociales o la televisión. El móvil es objeto de culto y tener cobertura o batería es nuestra máxima preocupación. No se nos pasa ni un partido de nuestro equipo, ni un capítulo de la serie del momento, y nos hemos convertido en adictos de los memes, bulos y demás contenidos despectivos que nos polarizan como sociedad a través de los grupos y chats.


Entre todo esto, yo me pregunto. ¿Cuánto tiempo a lo largo de nuestro ocupado día nos paramos a pensar en la calidad del aire que respiramos? ¿En el agua que bebemos? ¿En las personas que sufren al otro lado de los productos que consumimos? ¿En el trocito de planeta que hemos consumido con nuestras decisiones de compra? ¿En el mundo que dejamos a nuestros hijos? ¿Cuánto tiempo? ¿Cuántas veces a lo largo de un día?


Con este panorama se vuelve imprescindible que, al menos por un tiempo, paremos y tornemos la mirada hacia la Casa Común.


Desde 2015, «el primer día de septiembre la familia cristiana celebra la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, con la que comienza el Tiempo de la Creación, que finaliza el 4 de octubre. En este período, los cristianos renuevan en todo el mundo su fe en Dios creador y se unen de manera especial en la oración y tarea a favor de la defensa de la casa común» *



Este año, el tema elegido es «Jubileo por la Tierra» y Francisco nos recuerda que «En la Sagrada Escritura, el Jubileo es un tiempo sagrado para recordar, regresar, descansar, reparar y alegrarse» *


RECORDAR


Recordar que en esta excursión por la vida, acompañados del Dios creador, nos necesitamos los unos de los otros y necesitamos a la hermana madre tierra que nos sustenta. Es por tanto momento de recordar nuestras dependencias (ecológicas y humanas) y de cuidarnos, de cuidar nuestras relaciones interpersonales y de cuidar nuestro entorno, porque todo está relacionado.


Para los Scouts, el Tiempo de la Creación nos recuerda el compromiso ambiental, que manifestamos en la Ley Scout (El Scout ve en la naturaleza la obra de Dios y la protege), el eslogan (Scouts. Construir un mundo mejor), frases de nuestro fundador (Dejad este mundo en mejores condiciones de cómo lo habéis encontrado), la Carta del MSC (Somos un movimiento comprometido con nuestro entorno natural, social y cultural), por poner algunos ejemplos. Pero...


¿Nos paramos a pensar que significa hoy en día construir un mundo mejor? Mejor, ¿en qué? ¿Cómo podemos construirlo?


¿Es un mundo mejor que cuando nacimos? Si todas nuestras acciones tienen un impacto ¿Hemos realmente comprobado que ese impacto supone una mejoría del mundo?


¿Vemos en la naturaleza el gran regalo de Dios? ¿Vemos los bienes de la Tierra como un almacén de recursos para extraer y consumir, o como un jardín que debemos disfrutar, administrar y cuidar? ¿De qué manera los scouts podemos proteger la naturaleza en la actualidad?


REGRESAR


Regresar porque nos hemos alejado demasiado, se han roto los lazos con la naturaleza (y el Creador), es necesario acercarse para reconectar, sanar las heridas y crear un nuevo vínculo. Solo en la cercanía podremos escuchar el grito de la tierra y el clamor de los pobres.


Coincidiendo con el Tiempo de la Creación, los grupos scout retomamos nuestra actividad, en este año que nos depara nuevos desafíos por la pandemia y en el que seguro volvemos a salir al encuentro con la naturaleza ¿Sería bonito poder hacer esta reflexión en la primera excursión o acampada que tengamos esta ronda? Darnos unos minutos para contemplar la creación, sentir el latido de todo lo creado y hacer las paces.



DESCANSAR


«Dios reservó el sábado para que la tierra y sus habitantes pudieran reposar y reponerse. Hoy, sin embargo, nuestro estilo de vida empuja al planeta más allá de sus límites. La continua demanda de crecimiento y el incesante ciclo de producción y consumo están agotando el medio ambiente. Los bosques se desvanecen, el suelo se erosiona, los campos desaparecen, los desiertos avanzan, los mares se vuelven ácidos y las tormentas se intensifican: ¡la creación gime!» *

El estilo de vida sencillo adoptado durante algunos momentos de la pandemia nos ha demostrado que la naturaleza es capaz de recuperarse si la dejamos. Necesitamos aprovechar este momento histórico para repensar nuestros estilos de vida, individual y colectivamente. ¿Qué cosas son las realmente importantes? ¿Qué cosas son innecesarias y contribuyen a agotar la creación? ¿Qué estoy dispuesto a cambiar?


La nueva normalidad que estamos todos invitados a construir, deberá ser ecológica o tendrá muy corto recorrido. Nueva normalidad que necesita de personas que se apoyen en sólidos valores, que marquen una nueva tendencia, y empiecen a andar por un nuevo camino a seguir.


REPARAR


«Es un momento para reparar la armonía original de la creación y sanar las relaciones humanas perjudicadas» *. Restauración que se traduce en palabras del Papa Francisco en cancelar la deuda de los países más frágiles y que sufren la deuda ecológica de la explotación histórica de sus recursos y del nuevo colonialismo protagonizado por las multinacionales extractivistas de la actualidad. Restauración del clima reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero y restauración de la biodiversidad y los ecosistemas dañados.


Como Scouts podemos en nuestro día a día tomar decisiones alineadas con dicha justicia y ecología restaurativa. Ya no solo nos basta con proteger lo que nos queda, tenemos que revertir el daño cometido y restaurar la Tierra.


Desde Scouts MSC, y con motivo del Tiempo de la Creación, publicamos la serie de infografías «Escultismo + Sostenible» con algunas orientaciones que nos ayuden a reparar nuestra relación con la Casa Común. Queremos llevar la protección de la naturaleza en los scouts a un nivel más avanzado y que los grupos sigan siendo escenarios de cambio y ejemplo vivido de sostenibilidad. En definitiva, tenemos el deber de seguir siendo un referente educativo en el cuidado de la naturaleza, marcando muchas veces el camino a nuestras comunidades de acogida, a nuestras familias, a nuestros entornos cercanos, a la sociedad. En definitiva, ser los agentes del cambio que el mundo necesita.



ALEGRARSE


«Somos testigos de cómo el Espíritu Santo está inspirando a personas y comunidades de todo el mundo a unirse para reconstruir nuestra Casa Común y defender a los más vulnerables» *

Somos testigos de la movilización por el medio ambiente de niños, niñas y jóvenes en el mundo entero, entre los que se encuentran muchos que forman parte del Movimiento. Somos conocedores de un número cada vez mayor de iniciativas ambiciosas para unirse al cuidado de la Casa Común (menús sostenibles, movilidad de bajas emisiones, energía solar en los campamentos, reducción de consumo de plásticos, grupos de consumo, etc.). Eso debe ser motivo de alegría y celebración. Y, sobretodo, un estímulo para sumarnos a la causa.



Y es que, no sólo como scouts, sino también como cristianos, estamos llamados a una profunda conversión ecológica integral y debemos hacerlo con entusiasmo y con alegría, es decir, como nosotros solemos hacer las cosas.


Gabriel Saiz Santo Tomás

Responsable de País

Scouts MSC



* Del Mensaje del Santo Padre Francisco para la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación. 1 de septiembre de 2020.


ENLACES RELACIONADOS:


154 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo